Soplando el viento

Soplando el viento
Aprovechando el título de la unidad: “Soplando el Viento”, los alumnos de 3º de primaria han podido ver y escuchar algunos de los instrumentos de viento que componen una banda de música

Durante la sesión “Soplando el viento” se han reproducido varias bandas sonoras interpretadas en directo con alguno de los instrumentos expuestos.

Clasificación de los instrumentos

Por norma general, la clasificación se hace teniendo en cuenta el material con el que están construidos, pero esta clasificación no es del todo cierta, ya que encontramos algunos que son  algo tramposillos, como por ejemplo el saxofón. Todos pensaríamos que este instrumento es de viento metal, pues su cuerpo es de metal, pero encontramos una parte de madera en su embocadura, la caña; otro instrumento trampa es la flauta travesera, que en la actualidad es construida con metal, pero sus antepasados fueron de madera.

Descripción de instrumentos

Entre ellos encontramos los instrumentos de madera con embocadura de bisel, como la flauta travesera y el flautín; y los de embocadura de caña,como el clarinete (caña simple)el oboe (caña doble).

Por otra parte, están los instrumentos de metal, su embocadura es de metal y tienen forma de copa, entre ellos encontramos la trompeta y el trombón.
Aula de música

Cinco beneficios de la instrucción musical

1. Refuerza la atención y la concentración. La música estimula áreas del cerebro que difícilmente se pueden ejercitar de otra manera.

2. Incremento de la memoria y la creatividad. En el estudio de la música y/o de un instrumento musical se ponen en juego fundamentalmente tres aspectos: la memoria visual, la memoria muscular o gestual y la memoria auditiva, que interactúan en un complejo proceso intelectual.

3. Desarrollo de habilidades motoras y rítmicas. La audición musical guiada estimula el desarrollo de un conjunto de capacidades motoras en los más pequeños, que se ven incrementadas una vez el niño comienza a tocar un instrumento.

4. Incremento de la seguridad en uno mismo y facilidad para socializar. La práctica musical es un vehículo que puede incrementar la autoconfianza y contribuir en la solución de los problemas de falta de autoestima de los niños, especialmente durante la adolescencia.

5. Reduce el estrés. Muchos profesionales de la medicina prescriben escuchar música a aquellas personas que sufren de estrés y de ansiedad.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *