Ayuda para luchar por el derecho a la educación de un grupo de niñas y niños de la India

ONG

La profe Laura de infantil comparte con nosotros su experiencia como profesora en la India y nos anima a echarle una mano colaborando a que sus antiguos alumnos puedan seguir recibiendo una educación. En los próximos meses deberán desalojar este colegio de la India y necesitan adquirir un nuevo lugar. Su futuro dependerá de si lo consiguen o no.

Mi propia experiencia

Ser profesora en un colegio de la India fue una experiencia que me impactó, me enseñó, me enriqueció y me hizo valorar infinitamente nuestros recursos y sistema educativo que, pese a ser mejorable, está a años luz de lo que hay en cientos de países alrededor del mundo.

Deep Public School es un pequeñísimo colegio situado en Jaipur, en un barrio muy castigado por la pobreza, el riesgo de exclusión social y donde aún hay muchos niños que, en lugar de ir al colegio, trabajan para ayudar a sus familias. Jaipur es enorme y no todos los niños tienen cerca un colegio público. Dado que la mayoría de las familias de estos barrios marginales no pueden permitirse pagar un colegio privado, y menos si tienen una familia numerosa (que es en la mayoría de los casos), sus opciones son dos: dejar a sus hijos en casa o ponerles a trabajar.

Por suerte, hay personas con corazones enormes que se dedican (sin ganar ni una sola rupia) a devolver a estos pequeños el derecho a la educación. Anita Saxena y su hijo Aplav son el alma y motor de este colegio: Anita pone su amor, sabiduría y experiencia docente y Aplav se encarga de la administración del colegio a través de su ONG Saksham Sansthan. Gracias a los fondos que van recabando, a los voluntarios y a la financiación personal de Aplav, la escuela sale adelante, al igual que la esperanza de que Devesh, Shruti, Kayal, Nikhil y los 80 niños del colegio tengan un futuro humanamente digno.

Gracias al gran reto que supuso enseñar con tantas limitaciones (aulas sin mesas ni sillas, 30 niños de 2 a 9 años en una misma clase por haberse escolarizado tardíamente, muchos casos de asistencia irregular…) y lograr grandes resultados en tan sólo un mes (implementación de materias como el arte y las ciencias en lugar de sólo matemáticas, inglés e hindi; momentos de desconexión como el recreo o cantar canciones todo el colegio junto; atención más personalizada para aquellos niños que presentaban alguna dificultad…) considero que crecí muchísimo como maestra.

Ellos se mostraron tremendamente agradecidos por ayudarles a aprender de una manera diferente, más divertida pero, de lo que no se daban cuenta era de que ellos eran los que me estaban ayudando a mí, enseñándome lo bonita que es la vida cuando te limitas a disfrutar de las pequeñas cosas y compartiendo conmigo su cariño, sus abrazos, sus besos y sus profundas miradas que tanto transmitían. Llenaron mi corazón de incalculable satisfacción e hicieron que me sintiese la persona más afortunada del mundo.

Ahora son ellos quienes necesitan mi/nuestra ayuda pues el dueño del edificio del colegio quiere que lo abandonen en pocos meses. Cualquier ayuda, por pequeña que sea, significará un mundo para ellos. Somos muchos los que estamos moviendo esta causa y, entre todos, vamos a conseguir un colegio para ellos. No dudéis en compartirlo todo lo que podáis.

Si os animáis a donar, sólo tenéis que pinchar en este link http://sakshamsansthan.org/cause/stop-syrias-hunger/

Aclaración: si os diese problema a la hora de donar con vuestra cuenta normal de paypal (a mi me pasó) haced click en la segunda opción (pay with credit or debit card/ pagar con tarjeta de crédito o débito) que es como si os creaseis una cuenta de paypal nueva. En realidad, si lo cumplimentáis con los mismos datos de vuestra cuenta de siempre de paypal, es como si fuese la misma.

Por pequeña que sea vuestra aportación, para ellos puede significar un mundo.

Si alguien desea saber más sobre el trabajo de la ONG, podéis traducir la página a español arriba a la izquierda y, por supuesto, preguntarme todo lo que queráis.

Vi mucho talento e inteligencia en aquellos niños y me encantaría que pudiesen brillar independientemente del lugar y las circunstancias en las que les ha tocado vivir.

Son muchas las causas por las que luchar en el mundo y, por desgracia, no podemos resolver todas ellas. Pero con pequeños gestos podemos conseguir cosas concretas y cambiar realidades. Ésta es una de ellas.

¡Millones de gracias de antemano!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *